El alumno de UNED Pamplona Xabier Jaso, mejor expediente en Antropología Social y Cultural


El alumno de UNED Pamplona Xabier Jaso, mejor expediente en Antropología Social y Cultural

Xabier Jaso Esain, pamplonés de 47 años, finalizó el Grado en Antropología Social y Cultural el curso 2014-15 en UNED Pamplona con una nota media de 8,5. Comenzó sus estudios en el curso 2013-14. Ese año superó 115 créditos y en sólo dos años realizó un total de 181 créditos, que supone el 75% del Grado. "Estoy muy satisfecho porque el esfuerzo es reconocido, de hecho, ya obtuve otro premio en UNED Pamplona, pero también pensé que son muchas las personas que han hecho un esfuerzo similar o mayor, sean cuales sean sus calificaciones. También quiero agradecer a todas las personas que nos apoyan: familiares, amigas y compañeras de estudios", señala Jaso. 

¿Por qué eligió estudiar Antropología?

La primera y hasta entonces única carrera que había hecho era la de Trabajo Social y creo que el haber tomado contacto allí con la Antropología (como asignatura) fue a la postre muy importante. En el momento de matricularme lo que más me atrajo fue el carácter integral de la disciplina y de este Grado en particular.

¿Por qué se decidió a estudiar en la UNED?

Principalmente por dos motivos: la posibilidad de poder gestionar mis horarios (tenía además la fortuna de poder asistir a las tutorías y clases del centro de la UNED en Pamplona) y la estructura y planteamiento de la carrera, que me motivó especialmente sobre todo en lo que se refiere a sus contenidos.

¿Cómo compaginó sus estudios con el día a día?

No fue fácil, sobre todo porque cometí la locura de matricularme en muchas asignaturas sin ser al principio muy consciente de lo que eso iba a suponer... Pero intenté liberar algunas tardes de la semana de otras actividades que hacía hasta entonces. Afortunadamente la salud acompañó, otras circunstancias también y no sucedieron contratiempos insalvables.

¿Estudiar en la UNED requiere mucho esfuerzo?

Sí, obviamente hay que invertir tiempo y esfuerzo y de alguna manera organizar la vida de acuerdo al reto que asumes, pero al menos en mi caso la motivación que sentía era muy grande y eso me ayudaba a superar el cansancio y las dificultades. También fue esencial para mí establecer relación con otras compañeros y compañeros que estudiaban el Grado en Pamplona.

Se trata de un premio a nivel nacional. ¿Esperaba lograrlo?

Realmente no. Pensaba que no seríamos pocas las personas que terminamos la carrera ese año y que habría notas más altas.

¿Qué sintió cuando le comunicaron que había obtenido el premio?

Me sentí satisfecho porque el esfuerzo realizado era reconocido (de hecho, ya obtuve hace unos meses otro premio por parte de UNED Pamplona), pero también pensé que son muchísimas las compañeras y compañeros de esta u otras carreras que han hecho un esfuerzo similar o mayor, sean cuales sean sus calificaciones. De modo que también sentí el deseo de que todas ellas valoren y vean valorado su trabajo de una forma u otra en sus vidas. Y también un fortísimo agradecimiento de corazón a todas las personas que nos apoyan: familiares, amigas y compañeras de estudios.

¿Qué tiene previsto hacer con el premio?

Este año estoy haciendo cursos que tienen que ver entre otras cosas con la salud mental colectiva y la salud pública, así que el premio es una ayuda para poder llevarlos a cabo.

Me gusttaría añadr que, además de mencionar lo grato que fue haber participado en el grupo “UHUNeko Euskaltzaleok” para impulsar la presencia y uso del euskara en nuestro Centro (ha habido algunos avances y sentimos satisfacción y agradecimiento por ello), quería recordar, como activista en la iniciativa “Iruñea Ciudad de Acogida” entre otros colectivos, que muchas personas no tienen oportunidad de abordar la construcción de su aprendizaje, ya sea en universidades o por otras vías. En este sentido, la muerte en 2016 de más de 5.000 mujeres, hombres y niños en el Mediterráneo por las políticas de la UE es una cuestión de Derechos Humanos y también de pérdida de conocimiento en su sentido más literal. No es necesario saber de Antropología para percibir que toda persona es portador de sabiduría; sin embargo, en lugar de recibirla e impulsarla la ahogamos en el agua o en la miseria. Paremos esto ya entre todas y todos.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información